Saltar al contenido

Prestamos verdes

septiembre 11, 2022 Modificado el 11/09/2022 por Aitor Munarriz
prestamos verdes

Los préstamos verdes, son aquellos donde la financiación requiere que los ingresos se utilicen exclusivamente para financiar o refinanciar, en parte o en su totalidad, proyectos e inversiones con carácter medioambiental: eficiencia energética, energía renovable, transporte ecológico, alimentación sostenible, adaptación al cambio climático, agricultura y silvicultura, gestión de residuos u otros relacionados con la sostenibilidad medioambiental.

Todos los proyectos verdes designados deben proporcionar beneficios ambientales claros, que serán evaluados, y cuando sea factible, cuantificados, medidos e informados por el prestatario. 

Tipos de préstamos verdes

Existen cuatro tipos de préstamos verdes:

  • «Green bilateral loan» (Préstamo bilateral)

Acuerdo entre la compañía y el banco y donde existe una garantía corporativa. En este tipo de préstamos solo participan dos partes: el banco que actúa como prestamista y el cliente que actúa como prestatario.

La compañía o cliente debe justificar que el fin de la financiación es la sostenibilidad ambiental (calificado por un consultor medioambiental).

Como ejemplo, está el primer préstamo verde que se firmó por una compañía energética y que fue formalizada en 2017 entre el BBVA e Iberdrola, y cuya línea de financiación estaba vinculada a financiar proyectos de eficiencia energética y de energías renovables.

  • «Green syndicated loan» (Préstamo sindicado)

Operación realizada por varios bancos, pero donde uno de ellos es el banco agente medioambiental (green agent) y quien se encargará de gestionar y desarrollar toda relación con la agencia certificadora. La primera compañía española en firmar en 2018 un préstamo sindicado verde fue la compañía papelera Tradebe.

  • «Green revolving credit facility» (línea de crédito «revolving»)

Cuyo objetivo no es financiar proyectos medioambientales (la vocación de la línea es no estar dispuesta) pero si está basada en criterios de buen gobierno, sociales y medioambientales.

El tipo de interés que se aplica a este crédito depende del “ESG score” de la compañía, cuanto mejor ESG score tenga menos interés pagará la compañía y viceversa. Como ejemplos en esta categoría, tenemos los créditos de Red Eléctrica de España o la firmada entre BBVA y Mapfre, así como los firmados internacionalmente por las compañías italianas Hera y A2A, la británica SSE PLC o la china COFCO.

  • «Green project finance» (Financiación de proyecto)–

La financiación de este tipo de préstamos va destinada a grandes proyectos de energía o infraestructuras que cumplen con los criterios de ser considerado verde.

El elemento diferenciador de este tipo de financiación es que se basa en la predictibilidad a largo plazo de sus flujos de caja en base a negocios regulados o contratos fijos con sus clientes, proveedores, etc.

BBVA fue pionero en esta modalidad de préstamo verde firmando el primer Green Project Finance a escala mundial en Uruguay con la operadora europea Terna y a nivel nacional con el Novo Hospital de Vigo.

Te puede interesar:

¿Qué son las tecnologías limpias?

Principios de los Préstamos sostenibles o verdes

Los préstamos verdes, deben estar alineados con los cuatro componentes de los Principios de los Préstamos Verdes (GLP, de sus siglas en inglés), criterios que toman en cuenta fundamentalmente el uso de los fondos, el proceso de evaluación y selección del proyecto y la gestión de los recursos y reporting

Estos principios fueron formalizados en 2018 por la Asociación de Mercado de Préstamos (LMA) y la Asociación de Mercado de Préstamos de Asia y Pacifico (APLMA), apoyados en todo momento por la ICMA, y que se basa en los mismos cuatro componentes que los principios de los bonos verdes:

  • Uso de los ingresos: Los fondos deben utilizarse exclusivamente para la financiación de proyectos verdes (green projects). Para que un proyecto sea verde deben derivarse evidentes beneficios para el medio ambiente y estos, en la medida de lo posible, deben ser cuantificables, de forma que se pueda medir el impacto positivo de dicho proyecto.
  • Proceso de evaluación y selección de proyectos: Los Principios de los Préstamos Verdes establecen que el prestatario debe informar tanto de sus objetivos de sostenimiento medioambiental, como del procedimiento mediante el cual ha calificado el proyecto dentro de la categoría de proyectos verdes y los criterios de elegibilidad.
  • Gestión de los Recursos: Los fondos de un préstamo verde deben ser ingresados en una cuenta específica y separada, o al menos tenerlos debidamente identificados y localizados, siendo lo suficientemente transparente.
  • Reporting: Los prestatarios deben mantener actualizada y disponible toda la información anual relativa al uso de los fondos hasta la finalización del proyecto, y a partir de entonces, cuando según sea necesario o en caso de avances importantes.