Saltar al contenido

¿Qué es un corralito Bancario?

noviembre 12, 2021 Modificado el 24/12/2021 por Aitor Munarriz
que es un corralito bancario

El corralito bancario o financiero es una restricción transitoria que el Estado impone para impedir que los ciudadanos dispongan de su dinero. De esta forma, las medidas restrictivas establecidas durante un corralito evitan que las personas puedan tener la libertad para retirar sus ahorros y se prohíbe la libertad de circulación de capitales.

¿Qué ocurre en estos casos?

En estos casos, a pesar de que el contrato que un cliente tenga con una entidad bancaria le permita sacar su dinero, no podrá hacerlo. Los ciudadanos que se acerquen a un ATM (cajero automático) o a un banco con el objetivo de llevarse sus fondos, recibirán la noticia de que por una decisión del gobierno no tienen la posibilidad de retirar sus ahorros. Al mismo tiempo, tampoco podrán transferirlos a otro país o nación extranjera.

Lamentablemente, las personas están sujetas a esta terrible situación hasta el momento en que el gobierno levante la restricción.

Los bancos: ¿Podrían oponerse?

Al tratarse de una restricción impuesta por el gobierno, no se puede permitir que se genere una fuga de capitales. En otras palabras, todas las entidades estarían obligadas a acotarse a dichas medidas para impedir que el dinero acabase fuera del país.

¿Cuándo se produce un corralito bancario?

Existen dos circunstancias en las que se podría desencadenar un corralito. La primera de ellas es cuando el sistema bancario entra en quiebra. Esto quiere decir que, por más que cada uno de los activos bancarios se convirtieran en dinero líquido para saldar la deuda con los acreedores, no alcanzaría para cubrir todo el endeudamiento existente. Frente a esto, el corralito impide que los clientes retiren su dinero. De lo contrario se reduciría el dinero disponible para saldar las deudas.

protestas corralito bancario
Protestas ante el ministerio de economía argentino por el corralito

La segunda circunstancia en la cual se suele producir un corralito es cuando se genera un temor generalizado en la población. Este temor puede estar asociado a serios problemas económicos que atraviese el país, o también a falsas alarmas que circulen por los medios de comunicación. De cualquier modo, los ciudadanos temen que el gobierno se vea forzado a tomar medidas que influyan de forma negativa sobre sus ahorros. Vale la pena aclarar que el dinero que se deposita en un banco no queda inactivo hasta el día de su devolución. Más bien, ese dinero pasa a ser parte de los préstamos bancarios. Esto significa que tan sólo una mínima cantidad del dinero queda disponible para su posterior devolución.

De igual forma, los bancos sólo suelen estar obligados a guardar un pequeño porcentaje del dinero de los depositantes. Esto se lo conoce como reserva fraccionaria, y de hecho forma parte de una herramienta utilizada para proteger al sistema financiero. Por lo tanto, si cada depositante por temor fuera a retirar sus ahorros al mismo tiempo, el banco se vería en serios aprietos.

¿Qué fué corralito bancario argentino?

En Argentina se denominó corralito a la medida económica tomada por el Gobierno de Fernando de la Rúa hacia finales del 2001. Dicha medida establecía que ningún ciudadano argentino podía retirar más de 250 pesos semanales del banco.

De este modo, los depositantes no contaban con plena libertad para sacar el dinero que tenían, ya sea en una caja de ahorros, en plazo fijo o en una cuenta corriente.

Por desgracia, esta restricción se extendió durante 364 días. Dicho de otra manera, el corralito duró prácticamente un año. La salida se basó en la devaluación de la moneda argentina. Por lo tanto, en esta ocasión los ciudadanos terminaron perdiendo gran parte de sus ahorros, ya que estos se habían convertido a una nueva moneda que a continuación se devaluó.

Más adelante, la palabra “corralito” comenzó a usarse en cada uno de los países de habla hispana. Basado en la experiencia Argentina, este término hace referencia a la restricción del gobierno sobre el uso de los ahorros bancarios.

A través de estas medidas se buscaba que el dinero no saliera del sistema. De esta forma se trataba de prevenir el colapso bancario. El ministerio de economía consideraba que estas restricciones eran positivas, ya que promoverían el pago electrónico. Por consiguiente, esto evitaría la evasión de impuestos.

El corralito desencadenó la conocida “crisis del 2001”. Por este motivo, Domingo Carvallo terminó renunciando a su cargo de ministro de economía. Asimismo, el corralito argentino generó una época muy inestable tanto en el sector social como en el político que duró por varios años.