Saltar al contenido

Panamá paraíso fiscal

noviembre 24, 2021 Modificado el 24/11/2021 por Aitor Munarriz
panama paraiso fiscal

Para entrar en materia sería apropiado comenzar definiendo qué es un paraíso fiscal. Le llaman de ese modo a una región económicamente estable que ofrece a personas extranjeras, ya sean naturales o jurídicas, la opción de hacer inversiones o abrir cuentas bancarias offshore bajo un sistema de fácil registro. Por lo general no exigen declaración en cuanto a origen del efectivo, no comparten información de los inversionistas con terceros y en la mayor parte de los casos las transacciones son libres de impuestos.

Cabe destacar que es perfectamente legal hacer inversiones en paraísos fiscales, sin embargo, estas operaciones pueden convertirse en un acto ilícito cuando el individuo además de no pagar impuesto sobre la renta en el país donde invirtió (puesto a que no vive allí), decide no declarar estas inversiones en su país de residencia, así que estaría percibiendo ingresos sin pagar impuestos por ello.

¿Es Panamá un paraíso fiscal?

En los últimos años Panamá ha experimentado un crecimiento exponencial en cuanto a materia de infraestructura y economía, esto en gran medida ha sido gracias a los aportes de la inversión extranjera.

Algunas décadas atrás y con la intención de reactivar su economía, el país centroamericano abrió sus puertas a inversionistas extranjeros, ofreciendo facilidades en cuanto al proceso de creación de empresas, creando leyes tributarias favorables, e incluso estableciendo leyes que permitían la opción de mantener a los inversionistas bajo el anonimato si era su deseo. Tantos beneficios y regulaciones poco restrictivas, aunado a la ventaja de tener el dólar estadounidense como moneda de curso legal, han hecho de Panamá el lugar predilecto para la creación de empresas y cuentas offshore, algunas apegadas a la ley, y otras no tanto.

Los Panamá Papers

Ahora bien, el crecimiento acelerado de las inversiones en Panamá terminó por llamar la atención de organismos reguladores como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y la Unión Europea (UE), quienes descubrieron algunas inversiones irregulares que tuvieron origen en el istmo. Dentro de los casos más expuestos a la luz internacional destacó el de “los papeles de Panamá” (Panamá Papers) ocurrido en 2016, en el que se filtró información confidencial del bufete “Mossack Fonseca” que se dedicaba a la creación de cientos de empresas y cuentas bancarias offshore (con la ayuda de algunos bancos de renombre) para políticos y otras figuras públicas que buscaban ocultar su patrimonio, hacer blanqueo de capital y evadir el pago de impuestos en sus países de residencia.

Tras analizar este caso a fondo quedó claro para la Unión Europea que todas las operaciones irregulares realizadas por el bufete “Mossack Fonseca”, aunque fueron basadas en principios antiéticos, estaban dentro del marco del Código Fiscal de Panamá lo que trajo como consecuencia la decisión de incluir en el año 2018 al país centroamericano en la lista de países considerados paraísos fiscales, lo que ha representado para la nación una mancha a su reputación del cual logró liberarse durante un corto período, pero volvió a entrar en la lista negra en 2020 tras ser sometido a una nueva evaluación y constatar que el país no había hecho todas las reformas fiscales exigidas.

En innumerables oportunidades el Estado panameño ha emitido comunicados en los que ha manifestado su repudio a toda operación generada por malversación de fondos, así como el indebido uso de sus legislaciones para cometer evasiones de impuestos y otros actos ilícitos. En aras de evitar que sigan ocurriendo estos casos y estas acusaciones, el Estado ha hecho reformas a la ley en los últimos años, creando además nuevas regulaciones que garanticen un mayor control.

¿Cuál fue la respuesta del estado Panameño?

Por su parte Laurentino Cortizo, presidente de Panamá calificó de arbitraria la decisión de la Unión Europea al incluir a Panamá en la lista de los paraísos fiscales, y solicita que les realicen una nueva evaluación técnica donde se pueda demostrar que el país ha cumplido con los lineamientos exigidos por la UE para salir de la llamada «Lista negra», ha ratificado además su compromiso con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, de participar activamente en la lucha contra el delito tributario. 

Panamá se ha como objetivo limpiar su imagen y aún sigue trabajando en ello, no ha dejado de ser una nación próspera y estable, sus reformas legales han convertido al país en una opción mucho más segura para invertir, y al día de hoy es menos atractiva para quienes pretenden hacer negocios de dudosa legitimidad.