Saltar al contenido

Socialismo Utópico

noviembre 17, 2021 Modificado el 18/11/2021 por Oriana Gutierrez
socialismo utópico

Qué es el Socialismo Utópico y que propone

El socialismo utópico es una de las primeras corrientes del pensamiento socialista, surgida a finales dl siglo XVIII y principios del XIX, que exploraba visiones de una sociedad futura ideal, igualitaria y justa. Estos ideales positivos para los ciudadanos y las naciones debían guiar el desarrollo y devenir futuro de la sociedad.

Algunos autores socialistas utópicos del siglo XVIII y XIX son Thomas Moro, Morelly, Meslier, Saint-Simon, Charles Fourier y Robert Owen. Los estudiosos del socialismo utópico proponían que el avance de la sociedad podría darse mediante el reparto de los bienes y el trabajo en la comunidad. De la misma manera el avance científico e industrial que acontecía en el mundo debía mejorar las condiciones de vida de toda la sociedad en su conjunto y no únicamente la de la clase burguesa.

En sus primeras proposiciones el socialismo utópico realizaba planes amplios y universales para la reconstrucción de una sociedad dónde aún no se había acuñado el concepto de lucha de clases. El socialismo utópico tenía planteamientos idealistas, visionarios, que todavía no se habían logrado en la sociedad, pero hacia los cuales había que ir.

En las ideas del socialismo utópico también se realizan críticas al capitalismo pero no se encontraba una fuerza o clase social que fuera capaz de crear una nueva sociedad de carácter socialista. El proletariado era una masa de personas en desventaja a las que había que ayudar, pero en ningún caso se planteó el empleo de la violencia o de la revolución para obtener esa nueva sociedad.

Sin embargo, el socialismo utópico es considerado como una base para la elaboración de la teoría de socialismo posterior planteada por Marx.

Origen: quienes eran los socialistas utópicos

Se entiende como socialistas utópicos a aquellos pensadores adscritos al primer tipo de socialismo, especialmente aquellos que vivieron en la primera mitad del siglo XIX, cómo Henri de Saint Simon, Charles Fournier y Robert Owen. El origen del término «utópico» es posterior, y fue acuñado por autores marxistas de forma despectiva para remarcar que ésta era una visión de la realidad que consideraban demasiado inocente y naïve.

Descubre: qué es el socialismo.

Socialismo utópico y sus características

  • Igualdad: defienden la igualdad como un principio base de la sociedad y de la justicia. Todos deben desarrollarse de manera armoniosa e igualitaria bajo condiciones semejantes.
  • No a la guerra: sostienen que el socialismo debe establecerse en la sociedad bajo un ambiente armonioso de paz y no a través de la guerra.
  • Cooperación: entienden la cooperación como un valor inmerso en todos los aspectos de la sociedad. Todos deben entenderse y ayudarse unos a otros. Al ser un socialismo cooperativo, no es necesario imponer sus ideas mediante la violencia, ya que los ciudadanos comprenderán sus ventajas y se adscribirán voluntariamente a este sistema.
  • Idealistas: postulan una sociedad nueva, donde los hombres se ayudan entre sí y no existe la maldad.

Qué es el socialismo utópico en la revolución industrial

El socialismo utópico de la revolución industrial se encarga de estudiar una nueva sociedad capitalista llamada “sociedad industrial” que se adueña de las nuevas fábricas, talleres e industrias en el marco de un proceso histórico de revolución tecnológica para la producción de bienes y servicios.

Aunque no existe una teoría concreta de todos los utopistas de la época, la mayoría coindice en que existe una distribución desigual de los recursos productivos entre los dueños de fábricas o burgueses y los trabajadores que solo vendían su mano de obra, a cambio de un bajo salario para sobrevivir.

En consecuencia el socialismo utópico de la revolución industrial defendía la igualdad de condiciones para todas las personas, reconocía la importancia de la propiedad privada y planteaba que la educación de la sociedad era un pilar en la instauración de la paz y la armonía.

Descubre: qué es el sistema capitalista.

Comparación entre socialismo utópico y científico

Socialismo UTÓPICO:Socialismo CIENTÍFICO:
Precursor de la igualdad social para el desarrollo de económico e igualitario de las sociedades. Defiende la lucha de clases para conseguir el desarrollo económico y político de la sociedad.
Defiende la participación activa de los habitantes del país para el sustento y evolución de la nación. No se basa en el materialismo.No toma en cuenta las habilidades de los ciudadanos. Es materialista y defiende el uso de estrategias políticas para aumentar el pago de impuestos exteriores.
Reconoce un perjuicio a la clase
obrera.
Reconoce a lucha de clases como base para un Estado socialista.
El Estado no tiene protagonismo.El Estado domina la sociedad y regula la actividad económica.
Brinda oportunidades igualitarias para todos sus habitantes.Permite la desigualdad de clases.
Teorías idealistas y utópicas. Son pacifistas y no abogan por la revolución ni la guerra.Teorías con efectos reales, objetivos claros y revolucionarios. Permite el uso de la violencia para lograr sus objetivos.

Socialismo utópico en España

El socialismo utópico español comenzó a desarrollarse alrededor del año 1836 cuando se extienden las ideas que se estaban contemplando en Inglaterra y Francia. Las primeras manifestaciones de socialismo utópico español se dieron en la ciudad de Cádiz y en Barcelona. Ambas localidades fueron precursoras en la adopción de los postulados que llegaban desde el resto de Europa, para fundirlas con otras ideas y tomar lo que mejor les funcionara en su territorio.

La monarquía española que era católica y conservadora, se declaraba en total desacuerdo con las corrientes socialistas. Curiosamente, gran parte de los socialistas utópicos españoles se declaraban cristianos pero no católicos, precisamente porque no aceptaban la monarquía ni su modelo de gobierno instaurado.

En el núcleo utópico de Cádiz se difundieron las ideas de Fourier a través de Joaquín Abreu Orta, que fue un activista político influenciado por su literatura. Abreu publicaba en diversos periódicos de la zona bajo el nombre de proletario donde denunciaba la alienación del individuo como un instrumento en la producción y la mala distribución de los factores de producción.

Las ideas del socialismo utópico también llegaron a Madrid a través de Fernando Garrido Tortosa quién se había formado en Cádiz y se destacó en Madrid por su activismo político y publicaciones en diversos periódicos.

Una de las publicaciones más importantes de Tortosa fue El Socialismo y la Democracia y sus Adversarios, donde plantea la emancipación económica de las clases trabajadoras, la autonomía de los individuos y la igual de derechos en todas las clases sociales.

Sin embargo el socialismo utópico en España no trascendió y su desarrollo fue limitado. Las ideas socialistas utópicas se unieron con las progresistas y republicanas. Para cuando se revitalizó el socialismo en España ya estaban muy difundidas las teorías de Marx y Engels que defendían teorías políticas de izquierda y revolucionarias.

Referencias

  1. Thompson, Noel W. (2006). Political Economy and the Labour Party: The Economics of Democratic Socialism, 1884–2005 (2nd edition). Abingdon, England: Routledge.
  2. Del socialismo utópico al socialismo científico. Engels Friedrich (1880). Alemania.