Saltar al contenido

¿Qué es un PPA en energía?

septiembre 11, 2022 Modificado el 12/09/2022 por Aitor Munarriz
PPA energia

El PPA (Power Purchase Agreements) es un acuerdo de compra venta de electricidad entre un productor de energía renovable y un consumidor de energía, o entre un productor y una comercializadora que revenderá la energía posteriormente al consumidor. Para saber por qué existen estos acuerdos de compra venta de electricidad tenemos que buscar por qué interesa a los firmantes.

El acuerdo fija un precio de compraventa, de una determinada cantidad de electricidad (MWh) durante un plazo acordado (típicamente entre 5 y 15 años).

Interés para el comprador de energía

Comencemos con las razones de las empresas consumidoras de energía (offtakers), que realizan estos acuerdos a largo plazo de compra de energía renovable.

Motivos medioambientales

En primer lugar, la razón es el incremento de la sensibilidad con los temas medioambientales. El número de empresas comprometidas con la sostenibilidad y con la agenda 2030 no para de crecer, las empresas quieren colaborar reduciendo su huella de carbono y por ello optan por consumir energía renovable.

Un buen indicador de esta concienciación sostenible en las empresas son los PPA y el aumento de los contratos firmados internacionalmente. En momentos de bajos ingresos mundiales derivados de la pandemia por COVID, sin embargo, el mercado de contratación de energía limpia no ha parado de crecer. 

Motivos financieros

Entre los objetivos de las empresas firmantes de estos PPAs no están sólo los objetivos ambientales también existen motivos financieros:  las empresas deben mejorar su factura eléctrica y dar una estabilidad a dicho coste.

El coste energético de las empresas con grandes necesidades de energía supone buena parte del total de costes operativos y la alta volatilidad de los precios energéticos las somete a un elevado riesgo de mercado.

Para reducir ese riesgo firmarán contratos a un coste fijo que reduzca la volatilidad de la factura energética.

Interés para al productor

En el lado de la oferta, los productores de electricidad mediante energía renovable se enfrentan a problemas para financiar sus inversiones (nuevos parques o instalaciones de generación renovable).

Estos productores venden la electricidad en los mercados mayoristas, pero es bien sabido que el precio de la electricidad en esos mercados es muy volátil por lo que los productores se enfrentan a unos ingresos variables que podrían comprometer el proyecto si no son suficientes para cubrir los costes.

Además, a medida que se van eliminando las iniciativas gubernamentales para incentivar las inversiones en renovables, es necesario buscar capital privado, los acuerdos de compra de energía PPA tienen un claro papel: hacer que el proyecto sea “Bancable”.

Esta característica “bancable” simplemente consiste en que en la medida en que el promotor de un nuevo parque renovable tenga garantizado los ingresos por la venta de la energía, la entidad financiera se sentirá mucho más cómoda en la financiación de dicho parque.

Recordemos que un productor de energía tiene varias opciones a la hora de vender la misma. Puede cerrar acuerdos bilaterales como son los PPA con alguna contraparte. Puede vender directamente la electricidad en el mercado mayorista (POOL) y puede incluso constituirse como comercializadora.

¿Qué ventajas tienen las empresas compradoras de energía renovables mediante PPA´?

Las ventajas de estos acuerdos para la compra de energía renovable dependen qué parte del acuerdo se considere. Así, para las empresas compradoras las ventajas se agrupan en:

Económicas: Relacionadas con el ahorro de costes de la factura energética y con la estabilidad de precios. Se consigue la energía a un precio competitivo con importantes descuentos sobre el precio de la energía.

Marketing: Potenciar la imagen de marca asociándose con una instalación específica de energía renovable. Así, permite a las empresas demostrar un vínculo directo entre su actividad y la sostenibilidad.

Ambientales: Reducción de la huella de carbono. Los PPA permiten a las empresas cumplir sus objetivos de sostenibilidad asegurando el consumo de energía verde.

Ventajas de para el vendedor o comercializador:

Para el desarrollador del proyecto el acuerdo permite:

Reducción del riesgo: Asegurando la venta de la electricidad en el largo plazo, y por tanto los ingresos futuros.

Bancabilidad: Mayores posibilidades de obtener financiación del proyecto por parte de instituciones financieras, lo que se traducirá, a su vez, en un incentivo para el desarrollo y crecimiento de las renovables.

La entidad financiera valorará también la calidad crediticia de la contraparte del PPA, así como las demás características y riesgos del contrato.

Desventajas de los PPA´s:

Por su parte los principales inconvenientes de la firma de un PPA para las empresas consumidoras son la incertidumbre del precio futuro de la electricidad y la dificultad para predecir el mismo a la hora de fijar el precio (fijo) del PPA.

En este sentido, el riesgo más preocupante es que el precio de contado de la electricidad se sitúe por debajo del precio fijo establecido en el contrato a largo plazo.

Como una manera de gestionar este riesgo, se utilizan estructuras de precios que limita el rango de variación del precio de contado de la electricidad (collar VPPA).

A su vez, hay que considerar el riesgo de contraparte (posibilidad de que el vendedor de la energía se declare insolvente y no cumpla con sus obligaciones derivadas del contrato) y los cambios en las regulaciones que puedan afectar a unos contratos que tienen plazos elevados.

Clasificación de los PPAs

Podemos clasificar los diferentes PPAs en función de distintas variables:

  • Atendiendo a la naturaleza del comprador de la energía se distingue entre Utility PPAs y PPAs corporativos.
  • En función del punto de inyección se distinguen PPAs On-site y PPAs Off-site. según la instalación renovable y el consumidor están conectados directamente o no.
  • En función del punto de entrega tenemos PPA físicos, Virtuales y Sleeve PPAs. Todos estos son PPAs off-site.

¿Qué son los VPPA?

En los últimos años, los VPPA han tomado el relevo de los PPA físicos, permitiendo no solo participar a grandes empresas e industrias electro intensivas, sino también a pequeñas empresas. Por ello es esencial la difusión de los riesgos asociados a este tipo de contratos.

Como derivado financiero, el VPPA es un instrumento financiero de cobertura, por lo que para su correcta utilización conviene que las partes involucradas conozcan y evalúen los riesgos asociados al acuerdo. En este sentido, los principales riesgos de un VPPA son:

  • Riesgo de Mercado o Riesgo de Precio

El éxito del contrato para el comprador se centra en que el precio fijo del contrato PPA esté por debajo del precio de contado del mercado de referencia y al contrario para el promotor.

Para determinar el precio fijo del contrato será esencial, por ejemplo, utilizar modelos apropiados de predicción de los precios de la energía y realizar un análisis de sensibilidad sobre variables como la producción, que incluya test de stress, análisis de escenarios, etc.

  • Riesgo Operacional

Los proyectos de energía renovable se ven afectados por variables que incluyen el rendimiento de la tecnología y/o las variaciones climáticas. Los compradores deben asegurarse contra las deficiencias del proyecto, es decir garantizar la producción, a través de cláusulas en el contrato.

  • Riesgos legales:

Uno de los grandes riesgos de este tipo de acuerdos bilaterales son los cambios regulatorios, puesto que los contratos son a muy largo plazo.

Así, muchos acuerdos PPA incluyen disposiciones de «cambio en la ley» que se utilizan para proteger tanto al comprador corporativo como al desarrollador del proyecto del impacto potencial de los cambios regulatorios.

  • Riesgo de contraparte o riesgo de crédito:

Para la financiación del proyecto renovable, y por lo tanto para las entidades financieras, será muy importante el riesgo crediticio de las partes implicadas en el contrato PPA.

En este caso, deberá de establecerse de forma clara el rating del offtaker, así como las garantías, colaterales, avales o garantías corporativas que ofrecen ambas partes para minimizar el riesgo de impago.