Saltar al contenido

El plan de marketing

noviembre 24, 2021 Modificado el 24/11/2021 por Aitor Munarriz

Cada empresa es diferente, los objetivos y características que poseen son tan variados como los sectores a los que pertenecen. El plan de marketing es, hoy por hoy, una de las mejores herramientas para determinar cada uno de los pasos que vaya a dar de ahora en adelante.

Y aunque no todas comparten los mismos intereses, estructurar y concretar cada una de las acciones que se van a llevar a cabo es una necesidad casi obligatoria si lo que se pretende es conducir la organización hacia la consecución de sus metas.

El plan de marketing es, por definición, la guía más completa y eficaz que cada empresa ha de elaborar a fin de dirigirse hacia unos objetivos claros y alcanzables. En las siguientes líneas abordaremos esta cuestión y analizaremos sus peculiaridades.

¿Qué es el plan de marketing?

Se trata de una recopilación en forma de documento donde se recogen todos los análisis y estudios del mercado al que pertenece la sociedad, cuáles son sus objetivos en cuanto a ventas y a qué segmentos de la población se dirige.

Aunque, como ya leíste en líneas anteriores, el plan de marketing no tiene ni debe ser igual que el de otras empresas, sí comparte algunas características que son comunes entre todos. Por eso resulta tan interesante realizarlo sea cual sea la naturaleza de cada una de las empresas.

Con toda la información recogida se puede elaborar una planificación a corto y largo plazo, habiendo determinado el timing que implican sus procesos internos y permitiéndole obtener una visión mucho más amplia y detallada de su viabilidad económica.

Por norma general, su vida útil es de un año, por lo que pasado este tiempo la empresa debe reeditarlo para incorporar nueva información como el estado del mercado, sus nuevas posibilidades, objetivos y así visualizar cómo se pretende actuar en el próximo ejercicio para lograrlos.

que es un plan de marketing

La importancia de elaborar un plan de marketing

Para una empresa es fundamental saber hacia dónde va y en qué condiciones lo está haciendo. Ya no solo por su propia viabilidad, sino por las oportunidades que puede ir aprovechando durante el proceso.

Una de las particularidades del marketing es su capacidad para conseguir proporcionarnos una impresión y oportunidad de mejora en lo referente a la experiencia del cliente, por lo que tendremos en nuestro poder una gran herramienta para conectar de una forma mucho más efectiva.

Se trata de contar con una hoja de ruta que no solo nos permitirá indicarnos el camino a seguir, sino que también podremos justificar todas y cada una de las acciones que vayamos a tomar, habiendo medido y reunido la información suficiente.

Todas estas acciones y conclusiones nos conducen a uno de los objetivos más globales que existen: aumento de beneficios. De esta forma podremos seguir un plan, tendremos las bases para lograr que la empresa pueda seguir creciendo de forma progresiva gracias a conocer parámetros como los siguientes:

  • Sector. Conoceremos la cuota de mercado y estaremos mucho más conectados con el sector en el que la empresa trabaja, conociendo su situación y las posibles oportunidades que existen.
  • Competencia. Podrás aproximarte a tus competidores, tendrás sus referencias y sabrás en todo momento qué están haciendo y cómo lo están logrando. Lo que permite adoptar estrategias similares si las condiciones lo permiten.
  • Planificación. Las acciones de la empresa estarán organizadas y estructuradas, para que se puedan realizar en el tiempo y forma adecuados. Conocerás tu presupuesto y controlarás el gasto.
  • Prevención. El plan de marketing evita errores comunes en cuanto a planificación y velocidad de crecimiento de una empresa. Un paso en falso puede comprometer la imagen de una compañía, lo que afectaría seriamente a su reputación y percepción desde fuera.

¿Cómo realizarlo correctamente?

Para poder realizar un buen plan de marketing, es necesario conocer qué empresa tenemos y en qué situación se encuentra. No nos servirá si no somos realistas, si no incorporamos la información real o evitamos incluir datos que nos puedan comprometer.

El plan de marketing de una empresa ha de ser lo más sincero posible, a la vez que completo. Debe estructurarse de tal forma que se puedan diferenciar aspectos y áreas como las siguientes:

  • Analítica. El marketing analítico recogerá toda la información relacionada con la propia empresa así como del mercado en el que opera y la competencia directa, aquellas empresas que más se aproximan a sus condiciones junto con aquellas consideradas como referentes en el sector.
  • Estrategia. En este bloque se debe recurrir al marketing estratégico para definir cuál va a ser la estrategia a seguir y sus principales motivos por los que nos decantamos por ella antes que otras.
  • Operacional. Incluiremos todas las acciones que deseamos llevar a cabo en la nueva estrategia, así como el esfuerzo económico que supone y nuestra capacidad por asumirlo, o no.

Dentro de cada bloque tendremos que desarrollar multitud de puntos y aspectos. Por ejemplo, en la fase 1, donde la analítica predomina, tendremos que incluir una descripción de la situación de la empresa, su historia, actividad actual y todos los datos recogidos acerca del sector, el público objetivo y la competencia.

Esto habrá que hacerlo en todos y cada uno de los siguientes bloques, detallando al máximo todos ellos y aportando estudios y datos que permitan obtener una valoración tanto de la situación interna como externa de la empresa.