Saltar al contenido

Método PEPS, qué es y cómo funciona

noviembre 24, 2021 Modificado el 24/11/2021 por Aitor Munarriz
metodo peps

También conocido como FIFO (First Input, First Output), el método PEPS es uno de los procedimientos más empleados en lo relacionado a la gestión y evaluación del inventario por parte de toda clase de empresas y comercios.

Si significado en español, Primero Entrado, Primero Salido, permite organizar los productos de tal forma que sean los primeros en salir aquellos que se recepcionaron primero. Normalmente es frecuente que lo veamos implementado en cadenas de alimentación ya que suelen ser productos perecederos.

En esta ocasión, haremos un repaso por su definición y características, así como el sentido y utilidad que posee de cara a las empresas que lo aplican en sus stocks.

Características y ventajas del método PEPS

De cara a la empresa que lo aplica, el método PEPS permite proporcionar una serie de ventajas que ningún otro sistema es capaz de abordar con tanta eficiencia. Hablamos de aspectos como los siguientes:

  • Regula el orden de salida. Al poseer el control de entradas y salidas de las mercaderías, el método PEPS permite establecer el orden de salida de los productos de la forma más rentable y eficaz. Las más antiguas tienen preferencia sobre aquellas que entraron en el almacén con posterioridad.
  • Costos de reemplazo más precisos. Al basarse en los importes por las adquisiciones más recientes, este sistema permite conocer de primera mano el coste de reemplazo del inventario en general.

Saber en todo momento cómo funciona este método y poder aplicarlo al inventario de la empresa es lo que permite optimizar los costes y permitir la entrada de mayores beneficios. Ese es el principal motivo por el que sigue siendo uno de los más empleados.

Y respecto a sus ventajas, el método PEPS cuenta con una serie de aspectos positivos que para cualquier empresa o almacén resultarían de gran utilidad. Hablamos de:

  • Aumento de las ganancias. El costo de las mercaderías es menor, ya que la venta de los artículos que ingresaron los primeros requieren siempre de una inversión menor en lo que a compras se refiere.
  • Registros históricos. Se reduce el mantenimiento que implica mantener un stock actualizado, ya que las existencias que siempre salen primero son aquellas consideradas como las más antiguas.

Mantener un almacén debidamente actualizado, priorizando la salida de productos más antiguos sobre las nuevas adquisiciones permitirá siempre disponer de un inventario más eficiente y productivo.

Sin embargo, no todas las prestaciones que ofrece el método PEPS son positivas para las empresas, ya que como todo proceso y sistema de gestión de mercaderías, también existe una serie de condicionantes que debes conocer.

Desventajas de utilizar el método PEPS en una empresa

El principal escollo que nos encontramos si recurrimos a este procedimiento de gestión de los productos radica en la incertidumbre que se adquiere una vez comprobemos que se dan estas situaciones:

  • Mayores impuestos. A mayores ganancias, mayores impuestos. Aunque este punto es uno de los que menos preocupan a las empresas y almacenes. El objetivo prioritario es la generación de ingresos, por lo que no habría problema en abonar la parte correspondiente a sus impuestos.
  • Caducidad. Si hablamos de mercancías como alimentos o con fecha de caducidad, el método PEPS aplica una teoría muy efectiva, pero la realidad para muchas empresas es que no siempre se consigue dar salida al producto antes de que caduque. Lo que se traduce en pérdidas.

En este último punto, las empresas tienen que realizar un control exhaustivo sobre sus mercancías, tratando siempre de darles salida antes de que perezcan, lo que en muchas ocasiones resulta una tarea bastante compleja.

Ejemplo de empresas que recurren al método PEPS

Cualquier empresa dedicada al sector de la alimentación trata siempre de recurrir a este sistema, ya que un control absoluto de sus existencias le permitirá evitar las desventajas que podría provocar y así obtener un mayor rendimiento en sus ventas.

Cualquier cadena se supermercados recurre al método PEPS, al menos en sus secciones de alimentación o incluso textiles. Alimentos como frutas, pescados o carnes son un claro ejemplo de ello.

Por otra parte, el sector de la moda también recurre en determinadas ocasiones a este tipo de sistemas y métodos, ya que logran agilizar la venta de sus primeras adquisiciones por encima de las más recientes.

Firmas como Carrefour o Mercadona aplican este sistema, aunque las nuevas tecnologías y sistemas de gestión de producto permiten que se combinen con otras técnicas más orientadas a la eficiencia y el propio marketing, potenciadores de sus ventas.