Saltar al contenido

Gastos de Instalación

noviembre 21, 2022 Modificado el 21/11/2022 por Aitor Munarriz
gastos de instalacion

¿Qué son los gastos de instalación?

Los gastos de instalación son aquellos en que incurren las empresas a la hora de acomodar el espacio necesario para el desarrollo diario de la actividad económica.

Muchos de estos gastos pueden pasar a formar parte de activos de la empresa, ya sean tangibles o intangibles, aunque hay que tomar en cuenta que con el tiempo pierden valor.

En la contabilidad, la pérdida de valor de los activos se toma en cuenta cuando se habla de depreciación de bienes (para el caso de activos tangibles) o amortización (para el cado de activos intangibles).

¿Cuáles son los gastos de instalación?

Los gastos de instalación a cargo de la empresa están directamente relacionados con el tipo de actividad económica que realiza. Así que estos son diferentes para cada caso, sin embargo, hay algunos que tienden a ser generales para la mayoría de las situaciones, por ejemplo:

  • Instalaciones de potencia energética que pudiera incluir línea de agua, gas y sistema eléctrico de un edificio.
  • Equipos de climatización cuyo costo varía dependiendo del tipo de empresa, no es lo mismo los requerimientos de instalación de una oficina que el de una bodega para la conservación de productos.
  • Instalaciones tecnológicas fijas necesarias para el cumplimiento de la actividad principal. Dentro de los que puede incluirse equipos manufactureros, transporte, entre otros.
  • Elementos que van adosados ​​a la estructura del edificio y no son desmontables, como escaleras o ascensores, paredes, entre otros.

¿Qué es la depreciación de los activos?

Aquellos gastos de instalación en los que se incurre para la compra de activos tangibles pueden ser incluidos en la contabilidad de la empresa como cuentas de activos. Pero, estos con el tiempo se deprecian, es decir, van perdiendo valor y así debe quedar registrado en la contabilidad.

Aunque la depreciación se centra exclusivamente en activos tangibles, hay que tomar en cuenta algunas diferencias.

Por ejemplo, los terrenos no se deprecian, se conservan en los libros al costo de adquisición. Sin embargo, los edificios y los equipos pueden depreciarse mediante el método de línea recta, el de unidades producidas o un método de depreciación acelerada como el de doble saldo decreciente.

En términos generales, la depreciación no genera efectivo, pero son deducible de impuesto.

Amortización de gastos de instalación

Ahora bien, la amortización se enfoca en los bienes intangibles y diferidos. Los activos intangibles son por ejemplo las patentes, marcas, permisos, usos y disfrutes por licencia, franquicias, etc. Es decir, derechos y reclamaciones sobre beneficios esperados que tienden a ser de carácter contractual.

Este tipo de activo, se contabiliza de la misma manera que los edificios y equipos, es decir se capitaliza como activo (solo si se adquieren los derechos sobre algún beneficio) y luego se gasta gradualmente (se amortiza), durante su vida útil estimada.

Sin embargo, a causa de la obsolescencia, la vida útil de los activos intangibles tiende a ser más corta que su vida legal.

Referencia:

Charles T. Horngren, Gary L. Sundem, John A. Elliott (2000). Introducción a la contabilidad financiera. 7ma Ed. Pearson Educación.