Saltar al contenido

Falacia de falsa equivalencia

mayo 9, 2022 Modificado el 09/05/2022 por Idoia G. Munárriz
falacia de falsa equivalencia

Qué es la falacia de falsa equivalencia

La falacia de falsa equivalencia es un argumento lógico erróneo que consiste en asumir que dos elementos son iguales o equivalentes, tan solo porque comparten algún rasgo en común, ignorando los aspectos que los hacen diferentes.

Un ejemplo de falacia de falsa equivalencia es decir: «Tu perro es blanco y mi gato también, así que nuestras mascotas son iguales». -Esto no es cierto, ya que a pesar de que ambos comparten el mismo color, perros y gatos son mascotas diferentes.

Para realizar una falacia de falsa equivalencia, lo normal es tomar un rasgo común entre dos elementos, y a partir de ahí, inferir que esos dos elementos son iguales en todos los demás aspectos, sin que esto sea cierto.

Es decir, esta falacia razona así:

  • Si 1 tiene las propiedades A, B y C
  • Y 2 tiene las propiedades A, D y E
  • Entonces 1 y 2 son iguales. (Es no es verdad, ya que ambos difieren en todas sus demás características).

Al ser una falacia es un argumento falso o equivocado, es decir, quien utilice esta falacia en una discusión, está deliberadamente o no, tratando de confundir a su interlocutor.

✔️ Descubre: qué es la falacia del espantapájaros.

4 Ejemplos de falacia de falsa equivalencia

Para ilustrar este concepto, veamos con algunos ejemplos la falsa equivalencia:

  1. El médico me ha recomendado que tome manzanas, pero tomaré naranjas porque también son frutas redondas.
  2. Todos lloramos al nacer, así que todas las personas somos exactamente iguales.
  3. No entiendo por qué quieres cobrarme por este cachorro con pedigree, al fin y al cabo tiene 4 patas como todos los perros.
  4. No deberías criticar a las empresas que contaminan el agua, porque tu tiraste una coca cola al mar. -En este caso, se comparan dos acciones que no son comparables en su magnitud, basándose en el hecho de que es cierto que ambas son nocivas.

✔️ Descubre: qué es la falacia de autoridad.