Saltar al contenido

Efecto Arrastre (bandwagon)

julio 26, 2021 Modificado el 01/12/2021 por Aitor Munarriz
efecto arrastre

Qué es el efecto arrastre o efecto bandwagon (definición)

En economía se define el efecto arrastre (en inglés bandwagon effect) al hecho de que las personas adquieren un bien porque parece que todo el mundo a su alrededor ya lo ha adquirido. Se resume como “quiero uno, porque todos los demás lo tienen” o “efecto rebaño”. El sesgo de arrastra nos impulsa a actuar como la mayoría para reforzar nuestro sentido de pertenencia a un grupo.

El efecto arrastre es un sesgo cognitivo y pone de manifiesto como las modas afectan fuertemente a las decisiones del consumidor. Describe un tipo de relación entre la demanda y las preferencias, influida por factores psicológicos, económicos y sociales, que no cumple completamente la teoría de oferta y demanda clásica, en la cual el consumidor es completamente racional y basa su elección meramente en el precio y sus preferencias.

El efecto bandwagon surgió en política, con la observación de que algunas personas votan por el candidato preferido por las encuestas, esperando estar en el bando vencedor o al lado de la mayoría, una vez concluyan las elecciones.

Ejemplos de efecto arrastre

Existen numerosos ejemplos de efecto bandwagon, como:

  • Ropa: cuando una prenda concreta está de moda este año, es probable que más personas la compren para sentir que pertenecen y que no están desfasadas.
  • Libros: cuando mucha gente se está leyendo un libro de moda en ese momento, es más probable que más y más personas se lo lean.
  • Juguetes: cuando un juguete está de moda, es común escuchar a los niños pedirlo a sus padre diciendo “pero todos los de mi clase lo tienen y yo soy el único que no”.
  • Bares nocturnos: cuando un bar o una discoteca está en boga, todo el mundo a la vez quiere entrar allí, ya que es el lugar de moda.
  • Móviles o celulares: cuando más personas adquieren un tipo de teléfono de una nueva generación, es más fácil que otros consumidores deseen adquirirlos también para “no quedarse atrás”.
  • Serie o programa: vemos una serie porque todo el mundo está hablando de ella.
  • Música: cuantas más personas escuchan a un grupo, más probables que todas las demás también quieran escucharlo.
  • Política: cuando hay un claro favorito antes de las elecciones, es más probable que más personas voten a ese candidato, siguiendo a la mayoría.

Curva de demanda en el efecto arrastre

Una curva de demanda con efecto arrastre es más elástica. Esto se debe a que al bajar el precio, se incrementa la demanda debido a esta bajada y además se incrementa aún más porque más personas desean adquirir el bien que todos ya poseen. Por tanto, ante una bajada de precio, la respuesta de la demanda es más grande de lo que sería sin el efecto arrastre.

El efecto underdog

El “efecto underdog” es contrario al efecto bandwagon o de arrastre, ya que en él se despierta simpatía por la opción minoritaria, por el candidato más débil o por la opción que se perciba como menos valorada. El efecto underdog o de “simpatía por el perdedor” hace que nos sintamos cercanos a la opción que consideramos que se ha tratado injustamente o ha sido menospreciada, y queramos resaltar su valor o defenderla.

Puede ocurrir sin embargo, que una tendencia comience como efecto underdog, y por la perseverancia de algunas personas termine por extenderse a los demás hasta hacerse mayoritaria y convertirse en un efecto arrastre. Un ejemplo de esto podría ser el movimiento feminista.

Origen del efecto de arrastre

El efecto arrastre se conoce en inglés como “bandwagon effect”. Este término surgió en el siglo XIX en Estados Unidos, cuando Dan Rice, un artista que hacía campaña electoral en favor de su candidato a la presidencia Zachary Taylor, decidió recorrer las calles con un gran vehículo en el que tocaba una banda de música mientras invitaba a toda la gente a subir a su emblemático “bandwagon” o “carroza o vagón de la banda”. Taylor de hecho ganó y se convirtió en el duodécimo presidente de los Estados Unidos.

Para inicios del siglo XX, esta peculiar forma de propaganda se había extendido y era común que las campañas electorales se acompañaran de un vehículo con música al que la gente podía subir y “súbete a mi carroza” se popularizó como expresión.

Conceptos relacionados al efecto arrastre

  • Efecto de red (o efecto network)
  • Bien veblen
  • Bien giffen
  • Bien inferior
  • Teoría de oferta y demanda
  • Teoría del consumidor.