Saltar al contenido

DAFO, el análisis clave para las empresas

noviembre 21, 2021 Modificado el 21/11/2021 por Aitor Munarriz
DAFO

Debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. Esta es la breve descripción del análisis DAFO que toda organización, empresa e incluso emprendedor debe utilizar para comenzar a dar sus primeros pasos en cada uno de sus proyectos.

El marketing, además de permitir mejorar la imagen y lograr un aumento en las ventas, puede servirnos como una gran herramienta para conocer nuestra situación, para analizar el mercado, la competencia y los posibles retos a los que todos nos debemos enfrentar.

Y esto es precisamente lo que vamos a conseguir con el análisis DAFO, un potente análisis en profundidad para prever y aprovechar todas las oportunidades que existen en el sector en el que cada empresa se encuentra.

¿Qué es el análisis DAFO?

En inglés se denomina SWOT, (Strenghts, Weaknesses, Oportunities & Threats) y es una de las herramientas más empleadas en la actualidad. Para una pyme es fundamental tener a su disposición toda la información posible acerca del proyecto que va a desarrollar, y aquí es donde encontramos la conveniencia de recurrir al DAFO.

El análisis DAFO comprende una serie de aspectos que debemos tener en cuenta, así como estudios y comparaciones que permitan obtener una impresión global acerca de nuestra posición y situación en el mercado. Se divide en dos partes: análisis interno y externo.

La diferencia entre aplicarlo a nuestro proyecto o no es notable, ya que ignorarlo podría conducirnos a cometer multitud de errores en toma de decisiones y estrategias de venta que podríamos haber evitado.

La matriz DAFO, la cual verás desgranada en las siguientes líneas, es el recurso más popular y famoso, aunque no el único, con el que toda empresa arranca. Aunque realmente nunca es mal momento para implementarlo, hayamos comenzado o no.

Debilidades y fortalezas, el análisis interno

La primera parte que compone el análisis DAFO estudia la parte interna de la empresa, es decir, las debilidades y fortalezas que posees. Aspectos como la organización en tu plantilla, la cantidad de puestos que tiene, la oferta de servicios y productos o la atención al cliente.

Todos estos componentes, bien analizados, permitirán que puedas visualizar la situación interna de la empresa, permitiéndote más adelante tomar las decisiones adecuadas para aprovechar las diferentes oportunidades que se irán presentando.

Por otro lado, también lograrás esquivar posibles riesgos, ya que no hay mejor elemento que la información y experiencia como para sortear los múltiples problemas y errores que se pueden cometer involuntariamente.

De esta forma, con el análisis interno podrás conocer los puntos fuertes, aspectos positivos donde puedes aprovecharte para aventajar a tu competencia y liderar el sector. Así como también las debilidades, factores que limitan tu actividad y pueden afectar negativamente a tu competitividad, como la carencia de personal cualificado.

Amenazas y oportunidades, la parte externa del DAFO

En esta segunda mitad del análisis DAFO se estudian factores que no son controlables por nuestra parte, es decir, elementos y condiciones que se escapan de nuestro control pero que perfectamente podremos estudiar para aprovecharnos de ello.

Hablamos de aspectos como el macroentorno, como las condiciones legales del país o región donde se encuentra la empresa, situación económica e incluso política. O bien, el microentorno, donde aparece la temida competencia o el mercado donde operamos.

En esta parte del estudio se pueden identificar oportunidades como la demanda de un producto o servicio a un sector de la población que todavía no ha sido satisfecho. Oportunidad que quizá podremos aprovechar para rentabilizarla.

Y no podremos olvidarnos de las amenazas, aspectos que influyen negativamente en el desarrollo de la empresa. El entorno, nueva competencia o precios reducidos, son algunos de los elementos que interfieren directamente en tu proyecto.

Un estudio que permite mejorar la estrategia de marketing

Llevar a cabo el análisis DAFO es la mejor forma para reunir todos estos condicionantes y factores antes mencionados para llegar a conocer el entorno en el que operamos y qué posibilidades tenemos para llegar a ser competitivos.

Para una empresa que no ha contemplado esta opción todavía se trata de una oportunidad por tratar de reconducir su situación e incrementar tanto su eficiencia como beneficios, aprovechándose de aspectos que desconocía.

El análisis DAFO sirve para orientarnos frente a qué estrategias de marketing podemos tomar y cuáles son las que se deben evitar. Tendremos información acerca del entorno, la cual podremos aprovechar para ser mucho más competitivos.

Mientras que por otra parte, sabremos perfectamente en qué condiciones se encuentra nuestra empresa y cuáles son los aspectos positivos que debemos destacar, así como reforzar todas aquellas debilidades detectadas.