Saltar al contenido

Crowdfunding

noviembre 20, 2021 Modificado el 14/09/2022 por Aitor Munarriz
crowdfunding

Hasta hace unos años, cualquier proyecto empresarial o personal tenía que limitarse a obtener la financiación necesaria a través de los cauces habituales: préstamos y créditos bancarios, ayudas de familiares o el propio capital que cada uno posee. Sin embargo, la llegada de Internet a nuestras vidas a supuesto un cambio en todos los sentidos.

Y es precisamente aquí cuando aparece el término crowdfunding, también conocido como micro mecenazgo en español. Esta nueva herramienta financiera ha permitido que muchos proyectos y empresas salgan adelante, aun no contando con el apoyo de los bancos.

El crowdfunding es una nueva forma de financiación que permite mostrar nuestras ideas y proyectos a la comunidad de usuarios de la red, brindándoles la oportunidad de pasar a formar parte del negocio a cambio de su capital.

Pero no nos quedemos solo en la presentación, ahondemos en este término y descubramos todas sus características, aquellos rasgos que lo han convertido en uno de los sistemas de financiación alternativos más recurridos en la actualidad.

¿Qué es el crowdfunding?

El crowdfunding (también conocido como micromecenazgo o financiación colectiva) es un ejemplo de las nuevas formas de financiación que se lleva desarrollando desde 1980. En particular, forma parte de las categorías de micro-financiación ya que, normalmente, se compone de muchos inversores que invierten cantidades pequeñas.

El crowdfunding permite que alguien con un proyecto (el creador) obtenga fondos de muchos individuos pequeños y que no están coordinados (los proveedores de fondos).

El crowdfunding es una forma innovadora de obtener fondos para nuevos proyectos, empresas o ideas. En la actualidad, utilizando el poder de la comunidad online, los creadores pueden obtener información útil sobre el mercado y acceso a nuevos clientes.

Constituye una fuente de financiación principalmente utilizada por startups o pequeñas y medianas empresas (PYMES) como una forma alternativa de obtener fondos.

Qué es el crowdfunding
El crowdfunding ayuda a financiar grandes idea.

Orígenes de esta nueva forma de financiación

El crowdfunding es un término realmente reciente, ya que fue mencionado por primera vez en 2008 y no llegó a países como España hasta 2011. Sin embargo, el mecenazgo y las donaciones han sido siempre un sistema de financiación colectiva que lleva aplicándose desde hace siglos.

No han sido pocas las expediciones, campañas y conflictos bélicos que han sido subvencionados por unos pocos a cambio de un beneficio concreto una vez finalizada la campaña.

Un claro ejemplo de crowdfunding lo tenemos en la Estatua de la Libertad de Nueva York, donde la construcción y posterior traslado corrió a cargo de Francia, mientras que el coste de la base donde iba a ser ubicada correría por cuenta de Estados Unidos.

Sin embargo, la difícil situación que atravesaba Estados Unidos imposibilitaba encontrar fondos suficientes como para llevar a cabo tal empresa, por lo que se optó por crear una sociedad entre el gobierno y Jospeh Pulitzer, propietario del diario The New York World.

Esta sociedad permitió que se comunicase a la población norteamericana la posibilidad de crear diminutas donaciones a cambio de un pequeño souvenir con la figura de la Estatua de la libertad. En apenas 5 meses se pudieron reunir más de 100.000 dólares, lo que permitió que se pudiera comenzar con los trabajos de adecuación para recibir el regalo de los franceses.

Modelos de crowdfunding

Aunque en la actualidad existen diferentes tipos de crowdfunding, podríamos reunirlos en cinco grandes familias según el tipo de financiación que se otorgue al proyecto:

  • Donaciones. Este sistema es uno de los más empleados, aunque menos rentables de cara al inversor. Sin embargo, las donaciones son siempre un aliciente que permite que muchas empresas, emprendedores y demás proyectos reciban el capital que precisan para arrancar en sus actividades.
  • Royalties. Cualquier persona que decida depositar su dinero en el proyecto recibirá a cambio un pequeño porcentaje de los beneficios que obtenga la empresa.
  • Crowdlending. Un nuevo término que debemos sumar y relacionar con el micromecenazgo. Se trata de pequeños préstamos concedidos en masa de los que se obtiene una rentabilidad en forma de intereses cuando sean devueltos.
  • Recompensas. Muchas startups recurren a esta forma de financiación al proporcionar a sus inversores una recompensa. Normalmente regalan el producto que desean comercializar para que el usuario conozca sus ventajas y pueda disfrutarlas.
  • Acciones. Esta es otra forma común de realizar crowdfunding, donde cada persona que invierte en el proyecto recibe una participación en forma de acciones de la empresa.

Con estas 5 formas de crowdfunding las empresas consiguen el capital que necesitan para proseguir con su actividad, lanzar sus productos e investigar hasta conseguir obtener un resultado con el que maravillar a sus mecenas.

Pero no solo tendremos que ver el crowdfunding como una herramienta de startups, ya que de ella también se benefician grupos musicales, artistas, actores, particulares e incluso partidos políticos que consiguen la financiar sus campañas electorales.

El crowdfunding y las Startups:

La obtención de financiación a través del crowdfunding es una actividad cada vez más extendida ya que, desde la crisis financiera, las instituciones financieras tienen menos actividad crediticia y el acceso a financiación se hace más complicado.

Por tanto, el crowdfunding contribuye a cerrar o disminuir la brecha financiera para pequeñas empresas y proyectos innovadores y así complementar otras fuentes de financiación.

Las startups son empresas que acaban de aparecer y son difíciles de valorar porque carecen de información pasada acerca de su desempeño, tienen un gran riesgo asociado, gran parte de su valor está concentrado en activos intangibles y la información asimétrica entre el empresario y los potenciales inversores genera problemas de selección adversa y riesgo moral.

Estos problemas generan obstáculos para que este tipo de empresas obtengan financiación de las fuentes tradicionales. Estas fuentes serían bancos, capital de riesgo (venture capital) o inversores ángel (angel investors). 

Por ello, el crowdfunding es una alternativa viable para que los emprendedores y las PYMES puedan emitir capital sin perder el control sobre las empresas y permite que obtengan fondos de un gran número de pequeños inversores.

Regulación legal

En España, la ley orgánica 5/2015 del 27 de abril de fomento de la financiación empresarial establece por primera vez un régimen jurídico para las plataformas de financiación participativa, dando cobertura a las actividades comúnmente denominadas como crowdfunding.

Dicha ley estable los requisitos para llegar a ser una plataforma de crowdfunding así como las actividades que dichas plataformas pueden desarrollar. Por ejemplo, las plataformas de crowdfunding no pueden actuar como intermediarios financieros, dar préstamos o hacer recomendaciones personalizadas a los inversores.

La ley también establece el límite de fondos que pueden ser recaudados por cada proyecto (2 millones de euros). El dinero será entregado únicamente si el proyecto consigue todos los fondos que necesita. Estas plataformas no pueden emitir préstamos respaldados por hipotecas. Existe un límite anual de 10 mil euros para inversores no acreditados (3 mil euros por proyecto). 

A nivel europeo nos encontramos con el Reglamento 2020/1503 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 7 de octubre de 2020 relativo a los proveedores europeos de servicios de financiación participativa para empresas, y por el que se modifican el Reglamento (UE) 2017/1129 y la Directiva (UE) 2019/1937.