Saltar al contenido

Crisis de deuda latinoamericana

noviembre 10, 2021 Modificado el 17/10/2022 por Aitor Munarriz
Crisis de deuda latinoamerica

Crisis de la deuda latinoamericana: ¿Qué es?

La crisis de la deuda es el suceso económico más impactante de la historia financiera latinoamericana. De hecho, a este período también se lo llegó a conocer como “la década perdida de América Latina”. En especial, porque la situación económica se había complicado a tal punto que los países no contaban con el dinero necesario para pagar la deuda externa. Además, ya no podían cumplir con la metodología de pago con la que se habían comprometido.

¿Cuándo y dónde se originó?

En 1970 la actividad económica mundial había sufrido una significativa caída. Asimismo, entre 1960 a 1970 distintos países de América Latina, destacándose México, Argentina y Brasil, solicitaron una elevada cantidad de dinero a organismos de crédito internacionales. Sobre todo, porque buscaban aumentar la industrialización a través de programas de infraestructura.

Cabe destacar que dichos países latinoamericanos tenían un importante crecimiento económico en aquel entonces. Por este motivo, los organismos de crédito internacionales no tenían problema en continuar brindándoles nuevos préstamos.

Sin embargo, desde 1975 a 1982 la deuda se había cuadruplicado, llegando a representar el 50% del PIB de la región. Para ser más precisos, podemos decir que para 1980 comenzó a desarrollarse la crisis de la deuda en América Latina. El flujo de pagos de intereses y la devolución de capital habían aumentado tanto que para 1982 terminó alcanzando los 66 mil millones de dólares. Un monto muy alto considerando que en 1975 el servicio de la deuda era de tan sólo 12 mil millones de dólares.

Efectos y consecuencias de la Crisis de deuda latinoamericana

Durante la crisis de la deuda de América Latina el crecimiento de la economía se detuvo, ya que fue necesario disminuir las importaciones. De igual modo, cada vez eran más las personas desempleadas, y la clase media había perdido su poder adquisitivo.

Frente a la crisis, y todo lo que esto representaba, en vez de reducir sus gastos y reducir el tamaño del Estado, muchos de los países de la región decidieron limitar las importaciones y buscaron crecer a través de las exportaciones. Esta ideología, muy criticada con el pasar de los años, fue impulsada por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Aunque tanto Chile como Costa Rica se mantuvieron al margen adoptando estrategias de libre mercado.

Por si todo esto fuese poco, también se presentó una fuga masiva de capital hacia los Estados Unidos. Esto, como suele ocurrir, estaba asociado a la desconfianza de los agentes a la hora de invertir. Por esta razón, aumentó la devaluación de las clases de cambio, subiendo de forma virtual el monto de la deuda y sus intereses.

Repercusiones económico-sociales

El déficit y la impresión monetaria

En México, Brasil y Argentina, el déficit fiscal aumentó de forma desmedida para el año 1982. Por este motivo, se recurrió a la impresión monetaria. Los pesos, reales y otras monedas latinoamericanas abundaban. Por ende, esto condujo a un serio incremento de la inflación. Al mismo tiempo, los faltantes en la cuenta corriente iban en aumento. Esto se acompañó de una disminución de las reservas internacionales.

La balanza comercial

Por otra parte, desde 1980 a 1983 el valor unitario de las exportaciones de América Latina tuvo una disminución superior al 15%. Por consiguiente, esto redujo los intercambios de la región. A su vez, sin importar que el volumen de las exportaciones fue mayor, el valor de esas ventas bajó en gran medida. De esta manera pagar los intereses se volvió una tarea aún más difícil.

En relación al PIB per cápita en América Latina, este descendió un 9% desde 1981 a 1983. De forma adicional, la caída en las importaciones generó serias repercusiones en la producción. Por desgracia, todo esto produjo un fuerte proceso de desindustrialización.

Desempleo y caída del salario real

A partir de 1981 distintos productos importados comenzaron a escasear. En otras palabras, las exportaciones desde otras naciones hacia Latinoamérica bajaron en gran medida. Esto hizo que muchas empresas se vieran obligadas a trabajar por debajo de sus capacidades. Todo esto desencadenó un considerable aumento del desempleo en distintos países.

Además del creciente índice de desempleo, los salarios fueron en descenso, aumentando la pobreza. En consecuencia, en Brasil, Uruguay y especialmente con la crisis económica argentina la deuda contribuyó al colapso de las dictaduras militares.

Te puede interesar:

  1. ¿Qué es la deuda privada?